2015 fue un año intenso por unas cuantas cosas, pero sobre todo, porque dimos un paso más en esto de la convivencia en pareja y tras varios años esperando… nos casamos. La boda tuvo unos cuantos toques geeks, nerds o frikis, podéis llamarlo como os dé la gana ;P y ahora toca contarles por si a alguien le vienen bien.

Aquí van unas cuantas ideas o pasos que puedes poner en práctica en la tuya 😉

previously en boda s01e01

PASO 1: LOS CLÁSICOS

  • Elegir el sitio donde te quieres casar / celebrar.
  • Elegir la fecha, no solo pensando en ti, sino también en los invitados. En nuestro caso, a pesar de vivir en Bilbao la boda es en Galicia, y la fecha la escogimos pensando en dos cosas: Que fuera a finales de las vacaciones de la gente para no romper el mes, y porque el Viernes 28 es el día grande en Bilbao (fiestas) y es festivo para aquellos que trabajan en Bilbao, por lo que pueden salir para allí antes ese mismo día.
  • Reservar el restaurante con la estimación de invitados.

Con esas tres cosas en mente, ya puedes empezar a planificar todomonigotes

PASO 2: ¿WEB SI O WEB NO?

Está de moda hacer una Web que recopile la información del evento. Muy de moda.

En nuestro caso la hice yo con un WordPress (estilo a como está hecha la web de Random Topic), intentando llenarla de guiños y gracietas para que no fuera solo el sitio en el que la gente fuera a ver la fecha y poco más.

Por ejemplo, la entrada a la web es con contraseña y aparece Gandalf con la frase de “Quizás te deje pasar”, dentro hay trucos para no gallegos en bodas gallegas, un huevo de pascua sobre Monkey Island y el famoso “Inserte disco 22”… y unas caricaturas muy molonas estilo comic/superhéroes que le contratamos al dibujante Borja Cuéllar, y que además de en la Web, también estará en la carta del menú.

Una web de la boda además sirve para dejar horarios claves y que la gente no tenga que preguntar recurrentemente. También es un buen sitio donde dejar información extra para los que vienen de fuera: Donde dormir, peluquerías, sitios a los que visitar si vienes con tiempo…

No nos engañemos, la van a visitar pocas personas, pero es un detalle que a la gente le encanta.

PASO 3: EL MUNDO INVITACIÓN

Es importante primero decidir si vas a tener o no web de la boda para poner la dirección en la invitación, lógicamente.

En el mundo invitación hay de todo. Todo tipo de precios, todo tipo de acabados y todo tipo de diseños. Yo tenía en la cabeza la idea de hacer dos sobres dentro de un sobre más grande que decía “Nos casamos, ¿vienes?”.

Un sobre diría que no y otro sobre diría que sí. El de “No”, incluiría un “Ohhhhhh. Una lástima. Aún así, puedes abrir el otro sobre para saber lo que te perderás” y en el otro ya vendría toda la información.

La tuve que desestimar ya que las manualidades no son lo mío y no encontré nada que encajase con mi idea, dentro de un presupuesto razonable.

Al final nos lanzamos a una invitación bonita (en You & Me), con un diseño chulo pero diferente porque llevaba varias tarjetas dentro, de distintos tamaños, y que explicaban cosas distintas.

La gente no se lo esperaba y les encantó. Así que como consejo: salte de lo habitual.

PASO 4: PREPARANDO EL BANQUETE

Aparte de la elección del menú (que suele estar acompañado con una prueba de menú donde te pones hasta las trancas) lo divertido es la preparación de toda la parafernalia alrededor del banquete.

En nuestro caso, queríamos tener gaiteros en la boda a toda costa (empiezan con la ceremonia y terminan cuando empieza el banquete) por lo que yo aproveché y pedí que los gaiteros tocasen alguna canción diferente mientras la gente está con el cocktail antes de entrar a comer, como por ejemplo la intro de… Juego de Tronos! Y que sonaría tal que…

Concedido! 😀

Tirar de repertorio de canciones no habituales, vamos.

PASO 5: EL SEATING PLAN

login-logo

La gente al entrar al restaurante busca en que mesa se tendrá que sentar, y con quien le ha tocado.

Esto en ingles lo llaman “Seating Plan” o algo así, y puedes sacar grandes ideas en Pinterest, donde la gente (o las empresas que se dedican a organizar bodas) suben las cosas que han hecho en sus bodas.

En nuestro caso lo hicimos en 3 pasos:

  1. Paso 1: Búscate. Una mesa que tenía nuestras iniciales, con dos pajaros de cartón colgando con un #hashtag (éramos muy pocos, pero por hacer la chorrada), y donde estarán los números de las mesas. Alrededor de cada uno de esos números, un brick (ladrillo) de lego con una figura de papel/cartulina pegada en la parte de atrás con el muñeco tuneado para que tuviera cierta similitud con la persona. La pieza de lego tenía el nombre del invitado.
    De fondo, un A3 con un símbolo del brick y la frase: “Sois la pieza que nos faltaba”.
  2. Paso 2: Elige tu chapa. Ahora que ya sabían donde se sentaban, tocaba elegir una chapa molona. Una mesa con un surtido gigantesco de chapas con frases graciosas para que cada cual coja la que mejor vaya consigo y que continúe el toque de humor en general..
  3. Paso 3: Llévate uno de estos tubos. Después explico para qué servirán. Cliffhanger!

PASO 6: EL LIBRO DE FIRMAS

photo-1453475250267-163ff185e88e

El libro de firmas es ese cuaderno (o similar) donde la gente pone gracietas, cosas serias, dibujos, desvaríos… se ha puesto de moda por ejemplo que la gente ponga sus huellas dactilares y la firma. En nuestro caso compramos un par de Jenga’s (ese juego de una torre de ladrillos que trata de ir quitando ladrillos de un sitio y colocándolos en la parte superior) con unos rotuladores indelebles para que la gente pueda escribir una frase en uno de los ladrillos e ir montándola.

Todo puesto cerca del sarao del saetín plan y las chapas, para que la gente mientras disfruta del cocktail pueda ir escribiendo.

PASO 7: EA, EA, EA… LA GENTE SE CABREA

Mientras esperaban la comida, pusimos junto con el menú un pequeño crucigrama sobre nosotros, de esa forma los invitados podrían romper el hielo hablando entre ellos sobre esos temas.

Un detalle para las mesas en las que una parte no conocía a la otra, etc… mientras la gente se pone a tono con el Ribeiro.

PASO 8: ¿EL TÍPICO VÍDEO? NO, GRACIAS

Bueno, en realidad si que hicimos uno porque el DJ que estaba contratado para organizar la fiesta durante toda la boda, lo incluía. La canción Don’t Stop Believing y fotos de nosotros dos. Después tocó el video que dejamos preparado:

Un video dedicado a los amigos con fotos de todo tipo, pero sobretodo, graciosas, que iniciamos con un diálogo en video grabado por nosotros dos del estilo…

– “Oye, ¿en qué año nos casamos?”

– “Dosmilquinse!”

Y empieza a sonar la música y salir fotos.

PASO 9: ENTRE PLATO Y PLATO… CANCIÓN!

Cada mesa una canción. El DJ amenizando la comida, poniendo canciones entre plato y plato para que la gente de la mesa que le toque, la tenga que cantar, bailar y venirse arriba. Hacer los N platos de la comida parte de la fiesta fue clave para el divertimento de todo el mundo, la fiesta empezó desde que pusieron un pie en el restaurante.

Y al final, el DJ otorgó un premio a la mesa más juerguista (la típica banda de Miss o Mister).

PASO 10: EL MOMENTO TARTA

DarthVaderEl tercer paso del seating plan era coger una barra transparente que había encima de la mesa. ¿Para qué? Para este momento.

Se apagan las luces.

Se pide a la gente que doblen las barras transparentes.

Sale la tarta coronada con unos novios frikis donde la novia aleja a rastras al novio mientras esté juega a la videoconsola.

Suena de fondo la marcha imperial.

El liquido de las barras transparentes entra en contacto al doblarse y romperse lo que hay dentro, se vuelven fosforitas.

¡Arriba las barras transparentes mientras suena el TUM TUM TUM TUN TURUM TUN TURUM!

Oh si, Star Wars a tope.

PASO 11: EL MOMENTO REGALO DE NOVIOS

Unos novios típicos para regalar..

Y otros novios atípicos, para la mesa de los amigos. Que están todos emparejados, pero por casar. Como todos van de menos a más en altura, en concordancia con las novias, dos matrioskas de novios y novias para ellos.

PASO 12: EL PHOTOCALL

Le estuvimos dando bastantes vueltas pero al final lo simplificamos algo.

photocall-polaroid-cartonlab-00-400x400Por un lado, el montaje. Una pared sirvió como fondo del photocall porque lo principal era una pieza gigante que emula la parte blanca de foto de una polaroid hecho en cartón con nuestros nombres y la fecha en el pie. Obra de la gente de cartonlab con un servicio excelente.

A eso le sumamos una mesa entera de variedades con las que hacer el gamberro en las fotos com por ejemplo unas pizarras donde escribir frases, pelucas, gorros (el gorro de teemo!), narices de payaso… todo por el show!

Y a eso, le acompaña una cámara de fotos puesta enfrente, con un trípode y un intervalometro que sacaba fotos a destajo, sin importar que nadie estuviese en frente.

Al principio estuve buscando cámaras compactas con esta función de sacar foto cada 10 segundos de forma automática hasta el infinito (es decir, hasta que la batería llegase a 0%). Pero como no había nada a un precio razonable y ya que teníamos la Reflex… compré un buen montón de tarjetas de memoria, dos baterías extras y el intervalometro que lo que hace es sacar una foto cada X segundos durante el tiempo que tu quieras.

Así nadie tenía que estar pendiente de darle al botón y decir patata. Esto último lo hicieron unos amigos el año pasado en su boda y salieron unas fotos geniales.

dont-panic-trans

Y esto es todo! Hasta aquí ha llegado el periplo de cómo monté una boda más o menos Friki después de estar durante meses pensando qué cosas hacer.

Si vas a casarte y has encontrado este articulo, espero que te sirva de ayuda! Déjanos un comentario con tu historia y alguna idea más para el siguiente que lo lea 😀