Imaginaros que os da por ir a un aquapark (o similar), hay una nueva atracción que te lanza hacia arriba al final del tobogán para caer segundos después en el agua. Y ahora imaginaros que os tiráis con la cabeza por delante con una GoPro en la mano porque el postureo es fuerte en vosotros… y que te das una ostia con la cabeza por la inclinación, y por idiota. Pues esto es lo que pasa:

Y de extra, otro video de esta misma atracción, que enfrenta la expectación vs la realidad de lo que ocurre cuando gente normal y corriente nos creemos superman 😀