Seleccionar página

Son las cuatro de la mañana y me da por pensar. Me da por pensar en muchas cosas, cosas que la luz del día ciega y cosas que el ruido del mundo silencia.

Me pongo a ver vídeos de gente con talento. Personas que han luchado por hacer realidad sus sueños y que a menor o mayor nivel, lo han conseguido.

Muchos podéis pensar que me refiero a cantantes, dibujantes, escritores, o cualquier tipo de actividad que requiera un talento artístico, al menos tal y como lo concibe la mayor parte de la población. Por suerte no es así.

images

Las personas creemos que cuando tenemos que buscar nuestro camino, o encontrar lo que nos gusta, tiene que ser algo como el baile, o la pintura. Nadie piensa que un sueño puede ser ver el mar, trabajar con niños, o simplemente ayudar a otros a encontrar la ropa que puede hacerles feliz, en una sencilla tienda de barrio.

Sentirte realizado no tiene nada que ver con la fama o la visibilidad. La realización llega cuando te das cuenta de qué es lo que te hace feliz. Cuando descubres que lo que a ti te llena es pasear los domingos con tu familia, o ir al cine todos los sábados con tu pareja. Publicar tus novelas, aunque nadie las lea. Ilustrar mundos imaginarios y colgarlos en la red. Viajar, conocer gente, estudiar, leer, o esa cerveza fría de los domingos en una terraza con los amigos.

Muchas veces nos complicamos la vida con sueños que no son nuestros. Vemos a un amigo encontrar su camino, y resulta que es el de la ilustración o el baile. Vemos que poco a poco logra meterse en el mundillo, y entonces nos da por pensar que nosotros tenemos que tener un talento parecido, algo que aún no conocemos. En cierta manera no estamos equivocados, pero muy probablemente descubramos que nuestro talento no es artístico, o que pese a llenarnos, no podemos ganarnos la vida con ello. ¿Debe esto detener nuestros esfuerzos? Claro que no. Si tu talento es entender a los chavales que entrenan los domingos en el polideportivo del barrio, y es eso lo que te llena, ¿qué importa que no puedas vivir de ello, o que no tenga el glamour de un pintor? Y aunque descubrieras que tu pasión es escribir, ¿importa si nadie te lee? ¿Acaso tu felicidad depende de que la gente te conozca?

reflexionar-sobre-la-creacion

Hay personas que durante toda su vida nunca descubren una pasión que les llene, y hay gente que lo sabe desde que apenas tiene conciencia de sí mismo. Las personas que no descubren su pasión, suelen haberla descubierto ya, pero siguen buscando algo que ya tienen, pensando que no puede ser que su pasión sea ser padre o trabajar de cara al publico en una librería.

Es muy tarde y me ha dado por pensar, aunque nunca es tarde para pensar, sobretodo si es para darte cuenta de que con poco puedes tenerlo todo, que lo que quieres no es lo que otros tienen. Descubrir que tu pasión está por encima de todo. Puedes tener suerte y vivir de ello, o tener más suerte y disfrutar de ello.

Mi consejo… disfruta de todo, sufre lo menos posible y que tus preocupaciones o enfados, duren lo mínimo posible. No podemos esquivar los problemas, al menos no siempre, así que al menos tenemos que intentar que sean lo más breves posible. No dejéis que nadie os ofenda, nadie puede ofenderos. Si alguien os dice algo que os molesta, pensad que no os molesta lo que os dice, si no lo que te dices a ti mismo cuando alguien te ofende. Si una persona te llama feo y te molesta, es porque no te gustas a ti mismo, porque crees que debes ser como otra persona. Te han dicho como deben ser los guapos y tu les has creído. Aprende a quererte, a disfrutar de tus cosas buenas y pulir las menos buenas. Rodéate de gente positiva y aprende de ellos, en definitiva… sé feliz.

Me voy a dormir con la sensación de que me queda algo por decir, y es que en mi caso siempre es así.

Nos leemos pronto.