Desde hace unos días Oculus ha empezado a acaparar la atención de prensa especializada (y no tan especializada) y público en general. Primero anunciaron que los mandos especiales, los Oculus Touch, se retrasaban a la segunda parte del año para poder mejorarlos hasta el punto que ellos quieren.

Y por otra parte ayer anunciaban que en 48 se abrirían las preorders para poder encargar las oculus rift a nuestro antojo: El día 6 de Enero, día de Reyes Magos, a las 5PM hora española.

“Genial! Brutal! Por fin! Voy a estar dándole al F5 sin parar hasta que salga la pantalla!”

Cosas así fueron las que se me pasaron por la cabeza al leer la noticia oficial ayer. Justo cogí el coche al de 1 minuto de leerla así que me dio tiempo a pensar un poco en el camino a casa y la cabeza se me fue a… “Hey! Si todavía no me han dicho el precio… que cojones!”.

Como me conozco y haré la reserva si o si, empecé a unir las distintas piezas del puzzle para intentar adivinar hacia donde podía apuntar el precio de lanzamiento de las Oculus Rift, y ya de paso escribirlo por aquí. Así si te apetece, puedes opinar y hacer tu vaticinio al final del post en los comentarios 😀

countdown-web2

Si nos remontamos a los primeros pasos de Oculus y Palmer Luckey, en su momento vino a decir que su objetivo era el de hacer la realidad virtual accesible para todos y que los cascos no tuvieran un precio obsceno. Yo creo que incluso llegó a marcar los 200 dolares como precio razonable. Obviamente aquellas intenciones quedan muy lejos del momento en el que nos encontramos, y muchas cosas han cambiado, entre ellas que Facebook compró la empresa por un autentico pastizal.

Aunque sinceramente, no creo que la compra de Facebook sea la que haga que el precio vaya a ser el que digan que será. Más bien una serie de situaciones como las siguientes:

La tecnología que han acabado utilizando en el headset está muy por encima de la que pensaban en el momento cuando lanzaron los DK1 y DK2.

La primera oleada no puede ser masiva, no debe serlo. El mercado masivo a día de hoy no tiene los equipos suficientemente preparados para aceptar esta tecnología. Quien compre el primer casco de realidad virtual debe ser totalmente consciente de lo que está comprando y saber a ciencia cierta que le va a funcionar en el equipo que tiene en casa. Eso supone que la barrera de entrada en precio debe ser alta, no puede ser baja.

¿Pero a que altura? Esa es la clave. En mi opinión debería ser lo suficiente alta como para que no quieras llevarte 3 y regalarle uno a tu sobrino, pero lo suficientemente baja como para que los early adopters se tiren de cabeza a por ella.

eve-valkyrie

¿Y cómo se hace eso? Precio alto y jugando al eterno value-for-money.

Si la barrera de precio va a ser alta para asegurarte que solo lo compre quien tú quieres que realmente lo compre, la tarea pasa a estar en “que tengo que meter en esos XXX euros que justifiquen la compra a ese precio”.

Por recordar, Oculus ha anunciado oficialmente que el pack inicial traerá los juegos Lucky’s Tale y EVE: Valkyrie

Y aunque no hay una confirmación oficial, en el momento de la presentación de la versión final dijeron que todas las Oculus Rift incluirían un mando de Xbox One como elemento de entrada.

Lógico por otra parte, porque usar teclado y ratón con las gafas puestas puede ser bastante farragoso, sobre todo para jugar. Aunque todo sería acostumbrarse, parece clave que el primer contacto con la realidad virtual en un videojuego sea sencillo, y esto se conseguiría a través de un mando de videoconsola.

Con esto – salvo sorpresa de última hora – se formaría el pack de ventas de lanzamiento de Oculus Rift:

  • Un mando de Xbox One oficial que mentalmente cuesta entre 50 y 60 euros, porque así nos lo han hecho ver desde hace muchos años cuando hemos ido a comprar un segundo mando para nuestra querida consola.
  • Dos juegos que se estima que estén entre 25 y 40 euros.

Si habéis comprado una gráfica de nVidia ya sabéis de sobra de lo que hablo. En las gráficas de alta gama siempre se incluyen varios juegos que son lanzamientos que hacen – entre otras cosas – que nos sirva para autojustificarnos en la compra.

Con lo cual, tenemos una horquilla de valor en precios de elementos añadidos a las gafas de realidad virtual que podríamos decir que va entre los 100 y los 150 euros.

Y ahora llega el momento de decidir la altura a la que se colocará la barra de salto de altura que los early adopters van a tener que saltar.

Con lo que hemos comentado antes, estas son nuestras apuestas:

  • David dice que será 349€
  • Raul y Geek dicen que será 399€

Yo voy un poco más allá e intento razonar el motivo del 399.

Siendo el primero en llegar y sin prisa por una adopción masiva de las Oculus Rift, lo mejor es descremar el precio, es decir, salir con el precio más alto que estimas que vaya a tener aceptación y teniendo margen de maniobra para ir bajándolo mediante promociones puntuales que aumenten la demanda. Ahora que no hay competidor real, sería el momento.

Eso siempre que su precio no sea incluso mayor (449?).

Y tú, ¿cuál crees que va a ser el precio? Ponlo en los comentarios! Entre los que escribáis entre hoy y mañana antes de que se conozca el precio sortearemos el juego Payday 2 para PC!