El agente del Servicio Secreto Ethan Burke se encuentra en medio de una investigación sobre dos agentes desaparecidos en Idaho. Mientras se acercaban a Wayward Pines, el y su compañero sufren un accidente de trafico, y días después despierta en el hospital del pueblo. Tras varios intentos fallidos por contactar con su mujer e hijo, y sin poder salir del pueblo, encuentra el cuerpo sin vida y en estado de descomposición de uno de los agentes a los que estaba buscando.

Un Sheriff de lo más curioso, unas estrictas reglas que todos los habitantes cumplen a rajatabla, un ambiente hostil sutil pero palpable… algo ocurre en Wayward Pines, y no es casualidad que Burke haya llegado allí.

Manoj Nelliyattu Shyamalan, tambien conocido como M. Night Shyamalan es uno de esos directores que desde que te sorprendió por primera vez con El Sexto Sentido no ha dejado de hacerlo, para bien o para mal 🙂

Y es que después de sus primeros bombazos con la sorprendente El Sexto Sentido o la fantástica El Protegido, Shyamalan hizo una serie de apuestas que tuvieron un pase, por ser más o menos entretenidas (Señales, El bosque, El incidente) para después acabar perdiendo un poco el norte con la película de Avatar o el horrible After Earth de Will Smith en su enésimo publipeliculaje para lanzar la carrera de su hijo.

Y aquí que nos llega, salida de no se sabe donde, una extraña serie totalmente recomendada para no perdertela en 2015, Wayward Pines, con un episodio piloto que te deja el culo roto y con muchas ganas de más, para después no dejarte bajar del carro de la incertidumbre y del «pero qué cojones está pasando aquí».

Y además lo bueno es que, sabedor Shyamalan de que vamos a estar paranoicos perdidos pendientes de encontrar la trampa, el «te pillé» o el «lo sabía», parece que tiene bastante claro como ir desvelando poco a poco la trama. Y es que ya en los capítulos 5 y 6 volverá a dejarte catacroquer, porque independientemente de lo que pensaras que estaba pasando… Shyamalan te dirá de qué va Wayward Pines… o al menos una parte 🙂

Con una primera temporada de 10 capítulos – ya grabados y emitiendose a día de hoy -, parece que Wayward Pines podría tener una conclusión por si misma pero dejaría la puerta abierta a una segunda temporada.

Aunque veas el trailer y no te haga tilín, dale una oportunidad a los primeros episodios de Wayward Pines. A disfrutarla que se deja ver de «una sentada»