Seguimos con el itinerario del viaje a Japón en contando lo ocurrido en la quinta etapa. Este día era algo diferente porque teníamos contratada la única excursión de todo el viaje con un hispanoparlante que nos llevaría a ver los 5 lagos del Fuji a lo largo de todo el día.

Es imposible expresar a Augusto lo agradecidos que estamos por el día tan entretenido que nos hizo pasar, y por avisarnos el día anterior de que el día podía no acompañar y podría llover, por si queríamos suspenderlo. Estábamos preparados para la lluvia y nos apetecía que alguien que llevaba tantos años viviendo aquí, nos contase su punto de vista y sus historietas. Este tipo de excursiones son de las que merecen la pena.

Habíamos cogido la excursión un poco a ciegas así lo que no sabíamos cual era el itinerario concreto, y madrugando muchísimo porque teníamos que llegar a donde empezaba la excursión desde Kyoto, porque era la única fecha en la que tenía hueco para hacer grupo.

Eramos 6 personas en total, vamos, que todo quedaba en casa. Además, casualidades de la vida coincidiríamos con dos durante otra parte del viaje más adelante y nos echaríamos unas buenas risas, pero bueno, esa parte ya llegará.

Nuestro desayuno, con la cara del cocinero/ingeniero que había montado la máquina/el que hizo la receta:

IMG_20150907_064952

lago del fuji

El día salía encapotado y las posibilidades de poder ver el Fuji parecían bastante remotas. A pesar de eso, el día parecía entretenido, empezamos bebiendo agua purificada del monte Fuji cerca del templo Fujisan Hongū Sengen Taisha para después ir a las impresionantes cataratas de Otodome.

IMG_20150907_201333

En el camino hasta este sitio, Augusto nos iba poniendo al día de la cultura japonesa, su fanatismo por cualquier cosa que se ponga de moda (como el muñeco de un plátano, que se trata de alguien que un día decidió disfrazarse de el y a la gente le hizo gracia), las AKB48 (un grupo de J-Pop de chicas de Akihabara), etc… esos momentos eran bastante instructivos y que poco a poco iba poniendo las cosas en su lugar respecto a lo que llevábamos vivido estos días atrás en la zona de Kyoto.

Le estuvimos haciendo preguntas de todo tipo, como por ejemplo el porque de esas camionetitas blancas que se ven tanto, con sus ruedas minúsculas, parecidas a las de repuesto que ponemos nosotros cuando tenemos un reventón. Y es que muchos tienen terrenitos que cultivar, y esas furgonetas de 2 plazas y la parte de atrás descubierta, son perfectas para transportar material de todo tipo de un lado a otro, consumiendo muy poco.

Hablando sale el tema de que para poder comprar un coche, estás obligado a tener plaza de aparcamiento fija, o de lo contrario no podrás hacerte con uno. También descubrimos que los coches con matricula amarilla son coches de menos de 660 cc, y que hay coches que llevan una pegatina que dice que el conductor tiene más de 65 años, para que estés al loro.

cataratas

Después de las cataratas fuimos al primero de los lagos, donde las nubes se movieron un poco para dejarnos ver un poco del Fuji (muy poco, parecía otra nube más oscura detrás de las blancas) y proseguimos con el itinerario. Ahora tocaba la parte macabra de la jornada: Aokigahara, el bosque de los suicidas.

bosque de los suicidas

Un curioso bosque formado por las erupciones del monte Fuji en el que no se escucha absolutamente nada cuando estás dentro. No está prohibido adentrarse en el, pero hay señales advirtiendo del peligro y tratando de persuadir a quien está adentrandose aquí con el objetivo de quitarse la vida.

La carretera que llevaba a este lugar tenía una cámara al entrar y otra en la salida, de forma que si alguien tenía sospechas de que una persona había ido al bosque de los suicidas, a través de las grabaciones podrían revisar si estaba allí o no por la matricula del coche.

Uno de los caminos del bosque de los suicidas nos condujo al siguiente punto de la excursión: La cueva del Hielo. Donde antiguamente se almacenaba barras de huelo que después eran desplazadas a ciertas partes de Japón ya que incluso en verano la temperatura está por debajo de los 0º de forma permanente.

hielo cueva del hielo

Tras salir de allí con el cuerpo congelado nos dirigimos al pueblo de Iyashi no Sato, un lugar que hace a las veces de villa y de museo, donde ejemplifican como era el Japón tradicional en las villas alrededor del monte Fuji.

He aquí uno de los mejores momentos de los vividos hasta este momento: Augusto nos preguntó si queríamos hacer la visita al pueblo vestidos con Kimonos o de Samuráis. Yo estaba totalmente callado pensado “Molaría, pero menudo palo” y entonces una de las parejas se vino arriba y dijeron que le apetecía. Con el camino abierto ya solo había que decir “venga va” y todo hecho.

pueblo samurai

Las fotos de aquella sesión fotográfica no las pondré aquí, pero puedo deciros que algun autoctono flipó al ver caminar a un samurái de 2 metros de alto por el pueblo y quisieron sacarse fotos con, tal como me nombro la abuelita que ponía la armadura, Jumbo-chan.

Despues de esto e intercalando con las visitas al resto de lagos, la noche empezó a echarse encima. Antes de ir camino hacia la estación tuvimos tres momentos sorpresa:

El primero fue entrar a visitar una tienda de segunda mano en Japón llamada Hard-Off. Flipé en colores con la cantidad de cosas que tenían. Acabé comprando dos figuras por 2 y 4 euros cada una, que en España me habrían costado (sobre todo la de Sword Art Online) alrededor de 60 euros fácilmente.

Habiendo pasado después por las tiendas de segunda mano de Akihabara o Nakano, lo que me encontré en esta tienda fue una autentica bomba y ahora me arrepiento no haber arrasado con ella, pensando en que encontraría cosas similares en Tokio.

asuna sword art online

IMG_20150907_201000

La segunda sorpresa es hacer la carretera del monte Fuji con las ventanillas bajadas, y… sorpresa! Me ha prohibido Sandra contarlo.

Y la tercera sorpresa fué, ya volviendo y con prácticamente la noche encima, que el cielo se abrió y pudimos ver en la lejanía el monte Fuji.

monte fuji

Y esta fue la aventurilla con Augusto y el resto de gente por los lagos que rodean el Fuji. ¡Seguiremos informando!