De uno de los animadores de Distrito 9 (Adam Marisett), llega este corto de 8 minutos sobre un hombre y el robot que creó su padre.

10 años después de abandonar una guerra que su padre inició, Quinn y AMP viven en los suburbios vendiendo tecnología ilegal modificada para costearse las baterías que permiten a AMP seguir en funcionamiento.

Cuando una amiga de la infancia consigue rastrearlo, Quinn se enfrentará al dilema de elegir entre continuar sin hacer nada en una ciudad dirigida por la corrupta Corporación Coreley, o finalmente acabar una guerra de la que nunca quiso formar parte.

[vía iO9]