Conan O’Brien lo demuestra. Épico momento el del juego elegido por la audiencia 😀