Han sabido donde tocar y sobre todo, en qué momento. Cualquier padre (o madre) que vea este anuncio sentirá las ganas irrefrenables de hacer un “Shut up and take my money” y salir corriendo a comprarle a sus retacos un set completo de ladrillitos de Lego y de paso un reloj de Darth Vader de Lego (Nivel hijo Friki +1). O el libro de ideas… en fin, un saco sin fondo en el que gastar ¡invertir! dinero para tus hijos.

Por si te lo perdiste, hace tiempo que estuvimos hablando del impacto de Lego, no solo en los niños, si no a un nivel de estudio más alto como puede ser el de una carrera universitaria de arquitectura.

Lego está de moda… ¡hoy más que nunca!