Oda musical que explica los hábitos más comunes de esos personajes tan curiosos que pululan por Internet: Los Trolls.

Y recordar niños: Don’t feed the Troll.