Los Simpsons lo vuelven a hacer. Y está vez le toca la parodia a el Hobbit.

El camino a casa nunca había sido tan entretenido.