Instrucciones. Necesitamos:

A) Un simulador de montañas rusas

B) Una persona con panico a las montañas rusas

C) Oculus Rift.

¿Que puede salir mal?

Ok, apuntado: No usar Oculus Rift si tienes miedo a las montañas rusas 😀

Parece que el Oculus Rift hace bastante bien su trabajo, el pobrecillo lo pasa fatal.