El consumo no convencional está de moda.

Si hablas de cerveza, hablas del ultimo anuncio gracioso de turno, del ultimo descubrimiento de marca extraña que has visto en el Lidl o de la cerveza artesana que alguien ha hecho en su casa. Si es de esto ultimo, además son muy altas las posibilidades de que te pique el gusanillo y te compres un kit para hacer cerveza en casa: ¿Cerveza Random? ¡Tal vez!

Y si hablas de programas de radio… esto… ¿alguien habla de programas de radio aparte de Milenio 3? (ya se que sí, solo exagero un poco :P)

En España empieza a palparse realmente el fenomeno Podcast. Todavía nos queda mucho para llegar al nivel de los americanens pero empiezas a escuchar hablar de Podcast de gente “anónima”, de gente que lleva ya un tiempo en esto del Podcasting como Condenados, Gravina 82, Portal Game Over, Histocast… o algunos que son recién llegados y que darán un empujón como Todopoderosos  (tanto por la calidad del podcast como porque no son personas desconocidas. Y si no me creéis pasaros por ejemplo por iVoox y mirar sus estadísticas).

Y como no… Random Topic Podcast! (Bueno, esto ultimo todavía no… ¡pero al tiempo!).

¿Es la cerveza artesana hecha por el vecino mejor que una Estrella Galicia? ¿Es el podcasting hecho en casa mejor que Herrera en la Onda?

En ambos, la respuesta es la misma: No es mejor ni peor, es diferente.

¿Por qué? Porque representan otros valores. Respiran otro aire. Tienen alma. Son productos atípicos, que se atreven con otras formulas y otros contenidos y que simbolizan un cambio.

Tengo que comprar un vino para llevar a una cena con unos amigos, ¿cual compraré? Tengo claro que si se da esta situación (y tengo tiempo, claro) llevaría el vino Gran Cerdo. Y lo compraré no porque sea un vino excelente, si no por lo que representa.

gran cerdo

Gran Cerdo es un gran vino dedicado a los directores de banco que nos negaron préstamos aduciendo que el vino no era un bien embargable. Corpulentos, sudorosos y trajeados personajes, algún día descubriréis que las cosas más importantes de la vida no se pueden embargar.

Porque para mi, la radio con contenidos convencionales, me aburre. Ahora la radio es online y se llama Podcast.

PD.- Ah! Y no os olvideis tampoco de la gente de Una Vaga Idea!