Basada en el videojuego de la franquicia Need for Speed de EA llega esta película que recuerda demasiado a 2 Fast 2 Furious.

¿Es necesario que existan dos? Probablemente no, pero la moda manda y los productores pensarán que si funciona la una, debería funcionar la otra.

El único aliciente que tiene la película es ver a Aaron Paul en un papel diferente al del pobre Jesse (Breaking Bad), aunque parece que le van a seguir puteando.